Teoría general de los permisos – Cathedra Juridica

Antecedentes históricos. Naturaleza, letras y números y taburete de permisos. Extinción de los permisos. Los permisos y la Ley de Concursos. Opciones del art. 240 de la ley concursal. Permisos en general de la ley concursal. Créditos recurrentes o quirografarios. Permisos en el Código Civil. Conclusiones.»Prólogo de la Dra. Gabriela A. Vázquez:

Me siento muy honrada al redactar estas líneas. De no ser por la estable insistencia del creador, nunca habría osado ingresar en lo personal esta enjundiosa obra jurídica; antes bien, lo habría sentido como un acto de irreverencia. Digo esto pues lo que ocurre de ordinario es que sean los profesores quienes prologuen las proyectos de sus acólitos, y no que los términos se inviertan como, de hecho, sucede en un caso así.

Agradezco la honesta convidación del Dr. Pablo María Corma, a quien me une una entrañable amistad alimentada por las muchas horas y días de estudio y tarea académica, compartidos asimismo con el Dr. Jorge Horacio Alterini, durante los últimos veinte años. Su actitud no hace mucho más que corroborar que cuenta en su haber espiritual con las virtudes propias de todo hombre sabio: la humildad y el espíritu solidario, como lo revela su iniciativa desinteresada y afable a fin de que reflexione sobre lo que fué fruto de su denodado esfuerzo intelectual.

Los permisos forman entre los temas mucho más duros que encara el operador del Derecho en su diario quehacer. A las inquietudes naturales que, en mucho más o en menos, se muestran en todo abordaje jurídico que atañe al derecho familiar, sea como fuere la materia de que se trate, se aúna aquí, por variadas causas, un espeso cúmulo de problemas que lanzan al espectador hacia un cosmos laberíntico y colmado de interrogantes.

La dispersión normativa pertence a las causas escenciales de semejante dificultad; de los permisos hacen tema tanto el Código Civil como el Código de Comercio, la ley concursal, la Ley de Navegación, la Ley de Sociedades Comerciales, el Código de Minería, el Código Aeronáutico, la Ley de Propiedad Horizontal, la Ley de Warrant, la Ley de Prenda con Registro, y, llamativamente, hasta el mismísimo Código Penal (art. 30), entre otros muchos contenidos escritos legales, con lo que no son inusuales las desarmonías que complican la entendimiento y la dilucidación de los inconvenientes, fogoneadas por la carencia de uniformidad en la regulación legislativa.

Se añade la variedad de argumentos sobre los que la ley, como única fuente de los permisos, emplaza a cada uno. El análisis de estos argumentos revela los valores que prioriza el ordenamiento legal al elegir que se aventaje a ciertos créditos en menoscabo de otros, a los que posterga o pospone en orden de prelación.

El respetado Instructor Pablo María Corna, sin desatender los puntos axiológicos, ingresa en este lote espinoso con su natural imaginación y espíritu analítico. Así mismo, arremete contra las mucho más filosas encrucijadas que exhibe el tema de los permisos y, de a poco, con la fluidez que le comunica su calidad de genuino enseñante, desmantela todas las disyuntivas que van surgiendo, conforme avanza por los distintos caminos que representan las desperdigadas preceptivas introduces en las leyes y en los códigos, las que, al converger, semejan, por instantes, mover al intérprete hacia callejones sin salida.

El lector se enriquecerá con este apreciado y calificado aporte; encontrará luz en un sinfín de zonas oscuras; conseguirá contestación a incontables problemas; indudablemente va a coincidir con muchas de las sólidas críticas del Dr. Corna, y si, por hipótesis, no fuese de este modo, estoy segura de que, conducido por la maestría del creador, se ilustrará y va a recibir las herramientas suficientes para lograr construir el bien difícil puzzles de los permisos crediticios.

Quien se adentre sin preconceptos en la lectura de estas páginas conseguirá sentir, desde algún sitio intensamente íntimo, que asimismo fué premiado con un privilegio», el que no le va a venir de la ley ni va a ser tampoco accesorio de un crédito, pero que le va a llegar por la magia que poseen las expresiones, que, como se conoce, tienden a ser autores de sutiles paradojas.

Deja un comentario