Los delitos contra el honor y la ley 26.551

Calumnias e injurias

$1.850,00


El libro que el Dr. Rubén Figari ha puesto en mis manos con la finalidad de escribir unas breves palabras de presentación, es una obra cuyo contenido se distingue por la seriedad y profundidad con que han sido abordados los diversos temas que componen su cuerpo normativo.

SKU: b0055 Categorías: ,

Detalles del libro

Edición

1

Fecha

ISBN

978-987-1419-70-8

Páginas

451

Tapa

Rústica

Autor

Figari, Rubén E.

Description

Prólogo del Dr. Jorge E. Buompadre.
El libro que el Dr. Rubén Figari ha puesto en mis manos con la finalidad de escribir unas breves palabras de presentación, es una obra cuyo contenido se distingue por la seriedad y profundidad con que han sido abordados los diversos temas que componen su cuerpo normativo. Escribir sobre los delitos contra el honor no es, ciertamente, una tarea fácil ni exenta de dificultades. El solo hecho de bucear en las profundidades de un bien jurídico tan sutil y de tan difícil concreción -como lo es ciertamente el concepto de honor, del cual se podría predicar, quizás, su carácter polisémico- y, luego, ir desgranando con detalles, y paso a paso, los distintos niveles de análisis de las figuras delictivas implicadas en el Título II del Código Penal, nos revela la seriedad científica con que el autor ha encarado este trabajo.
Es sabido que en Argentina la política criminal de los últimos lustros ha deambulado casi sin rumbo en la programación de políticas públicas orientadas a la lucha contra la criminalidad. De respuestas duras, muchas de ellas absurdas y casi salpicando el principio de proporcionalidad, se ha pasado a iniciativas despenalizadoras o de mínima intervención sin muchas explicaciones. Lo cierto es que, en cualquiera de los casos, mucho han tenido que ver los compromisos internacionales asumidos por el país y que han obligado a la modificación o adaptación del derecho interno a las exigencias del presente.
No otra cosa es la realidad de la ley 26.551 de reformas de los delitos contra el honor, la cual, más allá de sus aciertos o errores, tuvo su origen en un sonado caso judicial que concluyó en los estrados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuya sentencia formuló sendas recomendaciones al Estado argentino en materia de libertad de expresión, sugiriendo una profunda reforma de estos delitos en el marco del más estricto respeto al principio de legalidad.
Si bien los tipos penales afectados han mantenido sus estructuras típicas desde la misma época de sanción del código penal, sin hacer abandono de su carácter de delitos de peligro y de pura actividad, la reforma ha tenido una notable injerencia en ellos, fundamentalmente, en dos aspectos: uno, en el tipo objetivo de los delitos de injuria y calumnia, estableciendo una destipificación de la conducta cuando ella tuviere relación con un asunto de interés público o no fuere asertiva; el otro aspecto digno de destacar se refiere a la introducción, en el tipo subjetivo de la injuria, de la expresión intencionalmente”, con lo cual el legislador ha asestado un golpe de muerte al viejo y discutido criterio del animus injuriandi.
La obra que hoy nos presenta el Dr. Figari es un concienzudo y completo estudio sobre los delitos contra el honor, no sólo en su faz dogmática, en la que analiza con dedicada mesura y detallada y fundada argumentación los elementos de los distintos tipos delictivos involucrados en el análisis, sino también en su faz práctica (en un capítulo específico sobre aspectos procesales), siempre necesario para el desarrollo de la actividad profesional de los distintos operadores jurídicos del sistema penal. Por lo tanto, no sólo es un libro que habrá de ser de necesaria consulta en el ámbito teórico, sino también de probada utilidad en la praxis.
El autor ya ha dado muestras en reiteradas ocasiones de sus fluidos conocimientos en materia penal, a lo largo de una dilatada trayectoria como ensayista. Basta con repasar su obra para convenir en que Figari ha sido -y seguramente continuará en la misma dirección- un incansable trabajador del derecho penal.
Se podrán o no compartir las ideas y sugerentes conclusiones del autor, pero ello en modo alguno desmerece el excelente trabajo realizado, el cual vendrá, seguramente, a enriquecer la literatura jurídico-penal de la actualidad.
Finalmente, deseo expresar mis felicitaciones al Dr. Figari por esta nueva entrega, de las muchas a que nos tiene acostumbrados en su actividad de publicista, la cual será, con toda seguridad, de acabada aceptación en el ámbito penal.