Ética y secreto profesional del abogado

$1.850,00


El secreto profesional del abogado constituye un deber y, a la vez, un derecho. Encuentra su fundamento en el principio de la inviolabilidad de la persona humana, de su intimidad y en la vida privada.

SKU: b0015 Categoría:

Detalles del libro

Edición

1

Fecha

ISBN

978-987-1419-01-2

Páginas

512

Tapa

Rústica

Autor

Azerrad, Marcos E.

Description

Prólogo del autor:
El secreto profesional del abogado constituye un deber y, a la vez, un derecho. Encuentra su fundamento en el principio de la inviolabilidad de la persona humana, de su intimidad y en la vida privada. Es, pues, el andamiaje necesario e indispensable de la libertad de expresión y comunicación que debe existir entre el abogado defensor y el justiciable.
La reserva o silencio implica un imperativo insoslayable de carácter moral, ético y legal de observancia rigurosa y estricta del secreto confiado. Es de su esencia.
Es, pues, en el orden normativo vigente, el de mayor jerarquía, habida cuenta de que se encuentra en su cúspide jurídica (arg. arts. 18, 75, inc. 22, C.N., y demás disposiciones concordantes, en cuanto garantiza el sagrado derecho de defensa, y tutela libertades y garantías individuales y consecuentemente derechos constitucionales). El mejor secreto confiado es aquel que no se dice a nadie; pertenece a la categoría de los derechos humanos básicos y esenciales, y así ha sido reconocido expresamente por pactos y convenciones internacionales, como también en innumerables congresos nacionales y de la abogacía de todo el mundo, entre los cuales citamos tanto los realizados por la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), la Unión Internacional de Abogados (UIA), la Unión Iberoamericana de Colegios de Abogados (UIBA), y la Federación Internacional de Abogados (FIA), como los encuentros regionales efectuados por la abogacía del Mercosur (Coadem), entre otros.
En el Congreso Nacional de Ética Profesional, organizado por el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y desarrollado durante los días 25 y 26 de marzo del año 2004, defendí la necesidad –Ponencia (Comisión nº 7) que fue aprobada por unanimidad en el Plenario respectivo– de reformar el Código de Ética vigente de nuestro Colegio en relación al art. 10, inc. h), el que quedará redactado de la siguiente manera: El abogado debe respetar rigurosamente todo secreto profesional y oponerse ante los jueces u otra autoridad al relevamiento del secreto profesional, negándose a responder las preguntas que lo expongan a violarlo. Sólo queda exceptuado: a) Cuando se tratare de su propia defensa»